Remarketing

Remarketing

¿Qué es el remarketing?

Cuando hablamos de remarketing lo hacemos de la elaboración de campañas de anuncios personalizadas para todos esos usuarios que previamente han visitado una web o ecommerce para, de este modo, aumentar el ROI.

Hasta hace poco, este término se utilizaba para cualquier acción o tipo de marketing como retargeting. Sin embargo, y como no podía ser de otra manera, Google decidió rebautizarlo con el nombre de: remarketing.

Pero ¿sabes realmente de qué se trata y como incorporar el remarketing a tu plan de marketing? Vamos a explicártelo todo, para que no que quede ninguna duda.

Si el objetivo es alcanzar un mayor número de conversiones y, por tanto, rentabilizar tus esfuerzos de captación de usuarios, el remarketing, sin duda es una de las mejores formas de hacerlo.

Remarketing, el concepto

Lo cierto es que el remarketing no tiene demasiado misterio. No se trata de otra cosa más que de impactar a usuarios que ya conocen la marca o productos y que cuentan con muchas opciones para convertir. La idea es introducir varios impactos cada vez más personalizados, alentando al usuario a pasar por el embudo de conversión.

Una de las herramientas más populares de remarketing, es Google Ads. El procedimiento que sigue, podemos resumirlo en tres pasos:

  • El usuario llega a la página web o consume determinado contenido de la marca.
  • Este usuario es señalado con una cookie y se le incluye en una lista de remarketing con unos parámetros predefinidos.
  • El siguiente paso es poner en marcha una campaña de anuncios dirigidos a esa lista, es decir, únicamente podrán verlos aquellos usuarios que están incluidos en ella.

 

Tipos de remarketing

Dependiendo de cómo se lleve a cabo la captación de usuarios y de qué anuncios vayan a mostrarse, podemos diferenciar entre varios tipos de remarketing:

  • Estándar: Se trata de anuncios de display que como comentábamos antes, se mostrarán a los usuarios que hubiesen visitado previamente una página. Aparecerán en sitios web y aplicaciones de la red de display.
  • Dinámico: Es muy parecido al estándar, solo que, en este caso, muestra anuncios personalizados según los productos y servicios por los que los usuarios se han interesado en la web.
  • Aplicaciones móviles: este es un caso mucho más específico, ya que los anuncios se muestran solamente en aplicaciones y sitios web para móviles.
  • Anuncios de la red de búsquedas: los anuncios de display no están incluidos, solo se muestran cuando los usuarios que ya han pasado previamente por la web realizan búsquedas en Google. Así, podremos ajustar mucho más el target: personas que ya han visitado nuestra web y que además continúan efectuando búsquedas relacionadas con los productos y servicios que quieren comercializarse.
  • Vídeo: La captación de usuarios para la lista no se lleva a cabo cuando el usuario visita una web, sino en el momento en el que comienza a interactuar con vídeos o algún canal de YouTube. Por tanto, los anuncios se podrán ver en el propio YouTube, en sitios web y en aplicaciones.
  • Lista de distribución: Los anuncios aquí podremos mostrarlos a una lista de emails que se haya elaborado previamente. Una de las más habituales es, por ejemplo, a la de suscriptores de una newsletter.

 

Pero, ¿cómo funciona?

Para poner en marcha una campaña de remarketing, si no lo has hecho nunca, tan solo es necesario seguir unos pasos muy simples:

  • En primer lugar, accede a tu cuenta de Google Ads (o cualquier otra herramienta publicitaria que quieras utilizar) y adquiere tu etiqueta de remarketing. Se trata de un código HTML que habrá que insertar en todas las páginas del sitio web antes de cerrar la etiqueta </body>.
  • A continuación, elabora una o varias listas de remarketing. En ella debes incluir a los usuarios que hemos comentado anteriormente, para configurarla según los objetivos que se hayan establecido para la campaña. Segmentarlos, por ejemplo, por personas que llegaron a meter un producto en el carrito, aunque no finalizaron la compra. Cuando esté lista, habrá que esperar unos días para que conseguir el número de usuarios mínimo necesario.
  • Campaña en marcha. A la hora comenzar con una campaña de remarketing, se escogerá al público al que se quiere impactar de entre las listas elaboradas previamente. O configurarlas con opciones como: idioma, zona geográfica, etc.
  • Elabora uno o más modelos para los anuncios. Puedes probar con varias creatividades usando los test A/B. Así, podrás ir optimizando la campaña y elegir aquellas opciones que funcionan mejor.

 

Ventajas del remarketing para una marca

Determinar con precisión el target al que se quiere impactar

Sin duda, la mejor forma, a través de las listas de remarketing, ya que se tienen infinidad de opciones. Las más importantes: la acción llevada a cabo por los usuarios (visitar una web) y el tiempo transcurrido desde la acción. Se podrán captar usuarios muy heterogéneos en sus intereses y en diferentes momentos del ciclo de compra y para mostrar una personalización máxima.

Ampliación del alcance

La red de display de Google supera los dos millones de páginas web y aplicaciones. Pero, además, existen herramientas de retargeting, como Facebook Ads, capaces de llegar a cifras de alcance muy impresionantes. Impactar a los usuarios potencialmente interesados en la marca, sin importar dónde se encuentren.

Recordatorio de la marca

El remarketing, asegura la permanencia en el recuerdo de los visitantes y clientes potenciales de una página web e ir creando poco a poco una relación con ellos, en función de la fase del proceso en la que se encuentren.

Adecuación a los objetivos de marketing

Al contar con un gran número de opciones de elaboración de listas, sitios de captación de usuarios y sitios en los que se podrán mostrar los anuncios, el remarketing ofrece la opción de adaptarse a infinidad de situaciones y de objetivos.

Aumento de las conversiones

Con el remarketing podemos impactar a los usuarios en el momento en el que hay más probabilidades de realizar una conversión, ya que han demostrado su interés en la marca. Personalizaremos al máximo los puntos de contacto para aumentarlo y así mejorar notablemente el CTR.

 

Optimizar las campañas de remarketing

Es importante no bombardear a los usuarios y medir muy bien la frecuencia con la que se muestran los anuncios. La idea es que el mensaje llegue, no de que acabe agotando a los potenciales clientes. Existen herramientas de limitación de frecuencia que ayudarán a tener el número de impactos por usuario justo.

La segmentación es la clave, cuantas más listas en función del perfil del usuario, más resultados positivos se podrán obtener.

Elaborar listas específicas para usuarios que ya han comprado con anterioridad. De este modo se podrá tener detalles con ellos como descuentos y promociones. Una forma sencilla de hacerles sentir especiales y mimar la relación con ellos.

Existen infinidad de herramientas de análisis para las campañas de remarketing y es muy importante utilizarlas de manera regular, observar las opciones que dan mejores resultados e incorporar los cambios necesarios. Ensayo/error será la clave del éxito.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Quieres recibir nuestra newslestter?

Suscríbete