Cookies

Cookies

¿Qué son las Cookies?

Ahora que la polémica con las cookies está servida, vamos a definirlas correctamente para que entiendas mejor qué es lo que está pasando con ellas y qué futuro les espera a las cookies de terceros.

Vamos a ver qué son exactamente las cookies, qué tipos hay y qué sucede si se desactivan o si son borradas. Actualmente las webs (de momento) funcionan usándolas, pero las empresas publicitarias también pueden utilizarlas para «vigilarte» y conocer tus gustos y, por tanto, ofrecerte una publicidad más adaptada a tus gustos o intereses.

Más allá de evitarlas para proteger tu privacidad, lo que queremos que entiendas es su función.

Qué son las cookies

Cuando hablamos de cookies, lo hacemos de ficheros de datos que una página web envía al ordenador cuando se visita. No importa si se entra a la web desde el ordenador o desde el smartphone, siempre se solicitará el almacenamiento de la cookie. Tampoco es relevante si se entra desde un navegador independiente o desde el navegador que está integrado en herramientas o aplicaciones, ahí también se efectuará una solicitud de la cookie.

Esta solicitud la hará directamente el servidor de la web a la que se accede en el mismo momento en el que se visita. Las webs están obligadas a avisa y preguntar cuáles son las que se desean instalar por la GDPR.

¿Qué ha pasado con la GDPR?

Las cookies tienen dos finalidades: recordar accesos y conocer hábitos de navegación. Logran que las webs puedan identificar un ordenador, y al entrar de nuevo, recuerden quién ha sido y qué se ha hecho durante la navegación.

Si no existieran las cookies, cada vez que se accede a una página, habría que iniciar sesión, y todos sabemos que, en el uso de Internet, no queremos perder el tiempo. Gracias a ellas, la página web recordará quién eres, y te permitirá continuar en el perfil con el que iniciaste la sesión sin necesidad de escribir tus credenciales constantemente.

Pero no solo nos sirven para esto. Si estamos haciendo una compra y por cualquier motivo, no la terminamos, al regresar, gracias a la IP y el resto de identificadores que miran las cookies, esa web sabrá quiénes somos, qué hicimos, y recordar lo que había en la cesta de la compra para no tener que repetir la operación.

Debemos dejar a un lado la mala fama de las cookies, son útiles para recordar las configuraciones y estados en las webs que visitamos en nuestras actuales sesiones de navegación y otros datos, como que nuestra divisa preferida es el euro, el idioma, etc.

Pero, ¿de dónde viene la mala fama de las cookies? Es bastante obvio, como sirven para conocer la información sobre nuestros hábitos de navegación, y que pueden utilizar terceros para usarla en su beneficio e identificarnos como usuarios en función de las páginas que visitamos, ahí está el quid de la cuestión.

Empresas como Facebook o relacionadas con servicios publicitarios, insertan paquetes de cookies en infinidad de webs que visitamos a diario, pese a no estar relacionadas con sus servicios. Si nos fijamos bien a la hora de configurar las cookies, observaremos que uno de los apartados en los que tenemos la opción de deshabilitar, es el de los socios comerciales, es decir, las empresas de publicidad.

Estas cookies funcionan de una manera similar a las de las cámaras de vigilancia. Como si estuviesen colocadas por estas empresas por todo Internet, nos vigilan y pueden crear un perfil de nuestros gustos personales, registrar las búsquedas en los buscadores como Google o Bing, etc.

Estos perfiles pueden venderse o intercambiarse con otras empresas lo que hace que, los anunciantes paguen por crear campañas publicitarias orientadas a determinado público.

¿Qué tipos de cookies se pueden configurar?

Existen diferentes tipos de cookies al navegar por una web, las cookies temporales y las cookies permanentes.

Las cookies temporales

Estas permanecerán en nuestro navegador hasta que nos vayamos de la página web, no se quedan instaladas.

Las cookies permanentes o persistentes

Estas, sin embargo, se almacenan en el disco duro de nuestro ordenador para que la página que las instala pueda leerlas e identificarnos en futuras visitas. A menudo, tienen fechas de expiración.

Pero, además, las cookies también pueden ser propias o de terceros.

Las cookies propias

Son las utilizadas y diseñadas por una página web.

Las cookies de terceros

Se trata de aquellas a las que, otras empresas y servicios piden a la página web que también instalen en nuestro ordenador al acceder.

Pero hay más tipos de cookies que varían según su finalidad. Al entrar en el navegador nos preguntan si queremos configurar las cookies, y ahí podremos activar o desactivar grupos de cookies, en función de sus objetivos.

Las cookies técnicas o necesarias

Esas nunca podremos desactivarlas en la configuración de cookies de una web. Son las que permiten el control del tráfico y la comunicación de los datos internos, para finalizar procesos de compra, elementos de seguridad, etc. Es decir, sirven para optimizar el funcionamiento de la página.

Tipos de Cookies

Cookies de preferencias o de personalización

Como su propio nombre indica, se encargan de almacenar nuestras preferencias y configuraciones en las webs a las que hemos accedido con anterioridad. Recuerdan nuestro idioma predeterminado, el navegador que usamos, la configuración regional, etc.

Cookies de rendimiento y análisis

Recopilan la información relacionada nuestro comportamiento. Qué hacemos en una web mientras navegamos, en qué enlaces solemos hacer click más a menudo, etc. De este modo, pueden establecer estadísticas masivas con las que saber cuáles son los elementos más usados, o dónde están los problemas y/o errores.

Cookies publicitarias o de marketing

Gestionan la publicidad incluida en las webs. Se crea un perfil con los intereses del usuario, analizando de forma continuada su comportamiento en la web para vender o ceder a anunciantes y mostrar publicidad que le pueda resultar relevante.

Desactivar las cookies

A esto se le conoce como el: «No Cookies».

Cualquier web está obligada a mostrar una opción para configurar las cookies mediante una ventana emergente, que aparecerá la primera vez que se acceda. Es este el momento en el que se pueden desactivar algunos tipos de cookies. También se pueden borrar las cookies de un dispositivo a través de las opciones de los navegadores para escritorio, pero también con los navegadores para móviles.

Pero entonces, ¿qué pasa? Pues todo dependerá de las cookies que se hayan desactivado.

Si se borran las del navegador, a partir de ese momento, habrá que iniciar sesión en todos sitios escribiendo los nombres de usuarios y contraseñas. Se pierden también las preferencias y es necesario reconfigurar determinados parámetros.

Si se desactivan las publicitarias, al navegar en esa web no se recopilarán y no se podrá completar el perfil de los gustos personales del usuario. Sin embargo, esto solo sucederá en la web en la que se haya configurado de esa manera, en el resto, podrán seguir recopilando la información.

Cuando se desactivan las cookies de análisis, las webs no podrán registrar lo que se hace en ellas para sus propios fines. No tendrán acceso a los patrones de comportamiento de los usuarios y no podrán incluirlos en sus estudios.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Quieres recibir nuestra newslestter?

Suscríbete