Uber mantiene su confianza en la Programática, pero in house

De nuevo, otra gran empresa decide gestionar la publicidad programática de manera in house. En esta ocasión se trata de Uber. Como llevamos anunciando desde Placebo Media en los últimos meses, las grandes compañías comienzan a darse cuenta de que la Programática bien hecha, reporta los beneficios esperados y crear sus propios equipos minimiza la inversión a medio plazo, obteniendo mejoras tanto en los procesos como en los ingresos.

En esta ocasión Uber ha decidido variar su política comercial y de gestión en el campo de la publicidad. La plataforma de transporte con conductor, está apostando por gestionar in house no solo sus servicios de marketing sino también la gestión programática.

En el caso del proceso de publicidad programática, Uber ha decidido gestionarlo desde el trazado estratégico hasta su compra integrando en su departamento de medios un equipo especializado en compra programática. El responsable de estas modificaciones internas ha sido Bennett Rosenblatt, responsable de programática de Uber.

Uber confía en la Programática a pesar de su mala experiencia

Son muchas las empresas que han decidido decantarse por este modelo, por un lado, para tener la posibilidad de controlar de forma total la publicidad digital y por otro, el ahorro que supone.

Hace un año, Uber presentó una demanda contra la agencia Fetch Media, del grupo Dentsu, motivada por la facturación de clicks en sus anuncios que no llegaron jamás a producirse. La compañía solicitó una indemnización de 40 millones de dólares por daños y perjuicios tras haber pagado algo más de 80 millones entre 2015 y 2017.

Otra gran marca que practicará la Programática in house

«Durante mucho tiempo hemos ejecutado campañas que simplemente no son eficaces. Hay muchas trampas. Puedes ejecutar una campaña que se ve realmente bien pero que en realidad no tiene ningún resultado. Lo que realmente importa es si alguien se sienta en ese asiento y realiza su primer viaje.» Aseguró Rosenblatt.

A pesar de sufrir esta mala experiencia, Uber ha mantenido su colaboración con diversas agencias, entre ellas la firma AKQA, con la intención de impulsar su imagen de marca. Sin embargo, parece que, finalmente, los movimientos más importantes a partir de ahora se gestionarán de forma interna y bajo su única supervisión.

Vía dircomfidencial.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Quieres recibir nuestra newslestter?

Suscríbete