CPV

CPV (Coste por visionado)

¿Qué es un CPV?

Cuando hablamos de CPV (Coste por Visionado) lo hacemos del precio que paga un anunciante cada vez que se reproduce su anuncio de vídeo. La manera en la que funciona, resulta muy parecida a la del CPA, puesto que el usuario tiene que realizar una acción, (reproducirlo, saltarlo o expandirlo) para que pueda cargarse el coste en el presupuesto marcado por el anunciante.

Una de las grandes ventajas del CPV, es que la reproducción del anuncio nos hará saber el interés de la audiencia hacia ese contenido. De este modo, el anunciante puede obtener mucha más información que de cualquier otra forma.

Además, los anunciantes pueden tener acceso mediante una plataforma o software al control y, por supuesto, los datos que les permitan saber, en todo momento, cómo está reaccionando el público a sus anuncios.

Cómo calcular el CPV

Para calcular el CPV, el anunciante tendrá que decidir cuál es el importe máximo que desea pagar por visualización de un anuncio en una campaña de video marketing concreta. El valor suele oscilar entre 0,10 y 1 €.

Si se decanta por el 0,10 € por visualización, esta será la cantidad que tendrá que pagar cada vez que un usuario vea el vídeo de forma completa o que interactúe con alguno de sus elementos. 

Una vez se tenga decidido el importe, el CPV se calculará dividiendo el coste total de publicidad por el número de visitas. Quedaría de la siguiente manera: CPV = 0,10 / número de visualizaciones.

El coste se puede establecer en función del tráfico que se considere que tendrá.

CPV y Vídeo Marketing

En los últimos tiempos, el CPV se ha convertido en una de las métricas de Marketing más usadas en campañas de vídeo marketing, sobre todo, en compañías como YouTube, Google y Facebook, que ofrecen entre sus opciones este modelo de facturación.

Esta métrica ha tenido una evolución tan positiva motivada, especialmente, por su transparencia y, además, por los datos e información que se pueden extraer sobre los intereses de los usuarios

Con el CPV tenemos la opción de elaborar un presupuesto mucho más ajustado y concreto. Otra de sus grandes ventajas es que, el anunciante únicamente paga por los vídeos reproducidos a petición del usuario, es decir, que se presupone un interés de este hacia ese contenido.

Este es el motivo por el que, en las campañas de vídeo marketing, el CPV se usa cada vez con más frecuencia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

¿Quieres recibir nuestra newslestter?

Suscríbete