Coste por mil impresiones

CPM (Coste Por Mil Impresiones)

¿Qué es CPM?

Otro de los términos que nos pareció interesante abordar en nuestra Placebo Wiki, es el CPM, o Costo por mil impresiones. A pesar de ser uno de los más utilizados, es posible que muchos no conozcan su definición precisa que, no es más que una métrica que representa el costo generado cada mil impresiones del anuncio.

Hay que saber que no se trata de impresiones literales, sino que hablamos del número de veces que una publicidad ha sido exhibida al público en internet.

Cuando se elige el CPM como forma de pago, el anunciante pacta el pago al publisher del anuncio una cuantía concreta previamente para cada mil impresiones. Es decir, el publisher recibe compensación por cada anuncio mostrado, teniendo más posibilidades de lucro.

Sin embargo, para lograr una visualización por mil personas, se requiere que el sitio anunciante cuente con una gran cantidad de tráfico, así este tipo de métrica de precio de campañas es usado más por portales de noticias o blogs conocidos.

Es habitual utilizar el CPM en campañas de Branding, cuyo objetivo, por ejemplo, es aumentar la imagen de marca de una empresa o producto. También es común en empresas medianas y grandes, que tengan muy clara su estrategia.

Cómo funciona el CPM

Imaginemos que un anunciante pone en marcha una campaña en Google Ads o en Facebook Ads con el siguiente acuerdo:
a) 10.000 impresiones de anuncios con un formato de 300 x 250, un CPM de 5 €
b) 10.000 impresiones de anuncios con un formato de 728 x 90, con un CPM de 7 €
En este caso, ¿cuál sería el costo total de dichos anuncios? Para calcular el Costo por mil impresiones o el costo total, utiliza la fórmula a continuación:
CPM = costo total / (visualizaciones / 1.000)

El coste total de a) es de 50 €, ya que:
5 = Costo/ (10.000/1.000)
Costo = 5 x 10
Costo = 50 €

Así, el anunciante invertirá 120 € en anuncios: 5 € para cada mil impresiones del formato 300 x 250 (con un total de 50 €) y 7 € para mil impresiones del formato 728 x 90 (con un total de 70 €).

Entre las múltiples ventajas de poner un anuncio usando CPM es que hay un retorno de la inversión por cada anuncio visualizado, sin importar si genera clics, leads u otras acciones. Cada visitante que llega al sitio hace que el publisher gane dinero.

Si nos decantamos por CPM, hay que tener en cuenta el tiempo que el anuncio llevará para alcanzar las mil visualizaciones en el canal de comunicación que se haya escogido previamente.

Cuanto más rápido suceda, más recursos habrá que usar para que la campaña siga en exposición. Por ello, habitualmente, se utiliza CPM cuando se tiene muy segmentado el target para que el público al que impacte sea el público que nos interesa.

En Google Ads se suele utilizar en las campañas de Display, aunque es cierto que cada vez se recomienda más, el uso de otras estrategias de puja ya que, la búsqueda de la rentabilidad en la publicidad, es más fácil usando métodos como el CPC o el CPA.

Cómo optimizar tu CPM en Adwords

El CPM permite la optimización de este costo en Google. De alguna manera, esto es lo que todo el mundo busca: mayor beneficio al menor coste posible.

Para ello es importante no perder de vista algunos recordatorios:

  • Elegir el público adecuado: Si aquello que promocionas le llega a tu público objetivo, aumenta tu nivel de relevancia para Google.
  • Revisar la frecuencia: No es cuestión de bombardear a todas horas al mismo usuario. Hay que fiscalizar cuántas veces se repite el anuncio. Esto influye tanto en la inversión como en el alcance.
  • Utiliza una imagen o vídeo que resulte llamativo: un elemento gráfico original y es clave para captar la atención del público objetivo.
  • Incluye un CTA (Call to Action): Está comprobado que una de las mejores formas de mantener a las personas interesadas en un anuncio es invitarlas a interactuar él. Utiliza un texto proactivo con el anuncio y el resto de herramientas que Google Ads pone a tu disposición.

¿Quieres recibir nuestra newslestter?

Suscríbete