//¿Qué le depara 2018 a la compra programática?

¿Qué le depara 2018 a la compra programática?

Sin duda 2017 ha sido un gran año para la compra programática. Su evolución ha sido constante y 2018 no tiene ninguna intención de frenarse, más bien todo lo contrario.

A pesar de haberse convertido en una revolución absoluta a nivel publicitario, parece que esto únicamente se ha producido en el sector de los medios online, nada más lejos de la realidad.

No podemos girar la cara a la realidad y sin duda la programática acabará redefiniendo las reglas de del universo publicitario. Puede tardar más o menos en función de los intereses y sobre todo de la formación de aquellos que pretendan subirse al tren de la evolución, pero los medios online desde luego no serán los únicos que puedan beneficiarse de la compra programática. Otros medios considerados más tradicionales acabarán convirtiéndose en digitales, como sucede con la televisión o la radio, quizá no de una manera completa, pero sí en gran parte de sus contenidos como venimos observando en los últimos años, una tendencia al alza que no es más que la natural evolución de las costumbres y la vida de los usuarios.

La publicidad programática segmenta a los usuarios reales que de verdad interesan

Una de las grandes claves de la compra programática es sin duda la hipersegmentación que hasta el momento las marcas conseguían por el método tradicional: ensayo – error. Esto ya no es estrictamente necesario, al menos de esa manera. La publicidad programática ya permite segmentar a usuarios reales en función de diferentes datos, intereses y/o dispositivos.

A medida que la compra programática continúe evolucionando, esto se podrá concretar aún más y por tanto, apuntar con muchísima más concreción. El futuro de la hipersegmentación está sin duda en cruzar un buen número de datos que no tengan que ver exclusivamente con un usuario, sino de manera mucho más amplia.

En alguna que otra ocasión ya hemos desmentido ese mito que circula de manera constante sobre la publicidad programática y que hace referencia a que solo se hace uso de espacios no vendidos o de mala calidad. Esta desinformación está relacionada en realidad con el RTB –Real Time Bidding–, pero existen muchas formas de hacer programática, entre ellas la programática directa, que pueden ser subastas privadas al programmatic garantizado, en entornos de alta calidad muy seguros para la imagen de los anunciantes.

Campañas transparentes y directas hacia los objetivos deseados

La gran ventaja de las campañas de programática directa es que pueden conocerse los dominios exactos en los que aparece la publicidad, las características del reproductor o los ratios como el viewability rate medio por dominio entre otros.

Como el resto de estrategias estas también irán evolucionando, convirtiéndose por tanto en una de las herramientas más transparentes y beneficiosas para las marcas, una de las mayores necesidades de los anunciantes.

Pero volvamos al crecimiento de la compra programática en los últimos tiempos. No podemos obviar que durante 2017 el vídeo programático ha conseguido un crecimiento sorprendente. Como es lógico esto continuará al alza debido a los comportamientos de los usuarios que cada vez hacen un mayor uso de los medios digitales. Esto no supone un problema para los anunciantes, que son expertos en publicidad audiovisual.

Mobile, el punto fuerte

Pero a esto hemos de sumar una nueva ventaja y es que la inversión realizada es siempre por un precio real de mercado entre oferta y demanda, además por supuesto de impactar siempre a su target, al que realmente le interesa gracias a los datos obtenidos.

Este no es el único sector en el que la publicidad programática continuará su constante evolución, otro de ellos será el vídeo oustream de gran formato. Resultan muy llamativos para el público, y consigue grandes resultados de las métricas, tanto de completion rate como de viewability.

Pero sin duda la programática en mobile es uno de los puntos fuertes del sector. A medida que aumente el ancho de banda y las tecnologías, se incrementarán las inversiones y es que actualmente los dispositivos móviles son de los más utilizados por parte de los usuarios, por tanto, los anunciantes tienen claro que es una buena forma de promocionarse.

En definitiva, el 2018 se presenta como el año en el que el despegue de la compra programática será una realidad. Solo queda confiar en ella y hacer un buen trabajo.

By | 2018-01-17T15:19:45+00:00 diciembre 20th, 2017|Noticias|0 Comments

Leave A Comment