//Las redes sociales también usan publicidad Programática

Las redes sociales también usan publicidad Programática

El mercado de la Programática no ha dejado de crecer en los últimos meses, llegando a sectores que, a priori, o bien no parecía que la necesitara o sencillamente no estaba dentro de los objetivos marcados por los publishers. La cosa está cambiando, la publicidad Programática extiende su red y ha llegado el momento de sacarle el máximo partido.

Cualquier anunciante busca de manera constante alcanzar un modelo publicitario rentable, que al final es para lo que realiza inversiones y en ocasiones grandes esfuerzos económicos. Por este motivo, algunas aplicaciones del sector de las redes sociales, como Snapchat, han apostado por lanzar un marketplace privado a través del que los publishers, donde tendrán la opción de vender sus espacios a las marcas de forma directa.

Plataformas y empresas relacionadas con los medios como Hearst, Vice, BuzzFeed, NBC Universal o ESPN pueden ahora vender los contenidos publicitarios incluidos en sus canales de Snapchat, mediante un sistema que combina la compra programática y la gestión manual de los servicios de publicidad.

“Finalmente hemos llevado nuestro contenido premium a los anuncios servidos automáticamente. Estamos alejándonos de los procesos manuales para aprovechar las ventajas de la programática”, comentaba hace algunas semanas Peter Sellis, director of product for revenue de Snapchat.

Snapchat se alía con la publicidad Programática

El nuevo marketplace privado de la popular red social Snapchat reconoce la opción a los anunciantes de conquistar espacios muy concretos dentro de los contenidos de los medios y por tanto apuntar con las campañas a targets muy precisos.

Esta nueva forma de manejar la compra programática no es solo una gran oportunidad para Snapchat que, si hace las cosas de forma correcta, verá como su rendimiento económico es mucho más efectivo, pudiendo competir y aumentar la confianza de los anunciantes, frente a la de Facebook o YouTube.

Pero al mismo tiempo supone también un aumento en los beneficios, aumentando los precios con un CPM hasta 10 dólares que ha estado fluctuando a la baja entre 3 y 5 dólares por cada 1.000 impresiones.

By | 2018-08-28T07:04:06+00:00 agosto 28th, 2018|Noticias|0 Comments

Leave A Comment