fake news

Fake news y estrategias en compra Programática

Desde hace algunos meses, hemos incluido en nuestro vocabulario dos palabras: fake news. Una «moda» que parece a las marcas les está suponiendo un auténtico quebradero de cabeza y que han provocado la revisión de las estrategias en compra Programática.

Las fake news ponen en más de un brete a las marcas, esto es así. Por eso muchas de ellas necesitan mejorar sus estrategias de compra Programática y como hemos defendido siempre desde Placebo, hacer hincapié en la revisión y el seguimiento por parte de «personas» cuando se ponen en pie las campañas.

Un informe publicado por Journal of Advertising Research insiste en este hecho.

Las marcas están preocupadas a la hora de que sus anuncios puedan acabar situándose en webs que cuenten con contenido controvertido o directamente falso.

La importancia del control de los profesionales en las campañas programáticas

Cuanto más cerca de las fake news esté la web en la que se sitúa la publicidad del anunciante, más problemas y peor imagen tendrá esa publicidad por parte de la audiencia.

La publicidad Programática tiene un gran potencial, aseguran los autores del informe, pero también puede provocar que los anunciantes persigan de manera indiscriminada el tráfico. Preferir cantidad a calidad, solo puede llevar a acercarnos a las denominadas fake news, con consecuencias terribles para las marcas.

Lo habitual es que webs que hacen uso de fake news se mueven mucho por redes sociales como Twitter y Facebook para generar más tráfico, bien de un modo orgánico, o mediante publicidad pagada, según los autores del informe mencionado con anterioridad.

La nueva figura del «controlador» en la publicidad digital

Esto lleva a que las plataformas 2.0 también se beneficien del proceso, a través de ingresos publicitarios que los proveedores de fake news ponen a su disposición, como por el interés que estas noticias provocan en la audiencia.

Otro de los grandes problemas es que se renuncia a ciertos elementos del brand management creyendo en intermediarios y redes de afiliación que no son de fiar.

Según los autores del es imprescindible la aparición de un nuevo intermediario «inteligente» en el espacio de la publicidad digital, generando un control férreo de estos anuncios.

Un servicio de las campañas programáticas hechas a la medida de los anunciantes con white list de publishers que ayudaría a reducir el riesgo.

Hacer uso de los profesionales e implicarlos de forma mucho más intensa en todo el proceso, puede aumentar el coste, sin embargo, los resultados resultarán mucho más tranquilizadores para todas las partes.

 

Vía marketing directo.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Quieres recibir nuestra newslestter?

Suscríbete