//El lujo y la compra programática se convierten en los aliados perfectos

El lujo y la compra programática se convierten en los aliados perfectos

Hace unos días nos llamó la atención un artículo sobre la compra programática y el lujo. Resulta complejo aunar un sector como el lujo y la velocidad a la que se desarrollan las nuevas tecnologías, por eso el artículo que vamos a comentar resulta tan certero en su definición.

Pero vayamos al asunto en cuestión. La imagen que tenemos del sector del lujo es el de la personalización en grado máximo, la exclusividad y sobre todo la seguridad. Aspectos que a priori parece que poco tienen que ver con las tecnologías, cada vez más accesibles y en ocasiones la falta de control precisamente en la seguridad.

En el caso de la programática ambos sectores han encontrado el punto perfecto para desarrollarse y crecer en la misma dirección. A pesar de que la compra programática no es la parte en la que más se invierte por parte del sector del lujo – nada que ver con sus capacidades, sino con la cultura de lo luxury, que no representa especial interés en el marketing digital – si resulta el canal que podría suponer el refuerzo que necesitan todas estas marcas.

La seguridad, la exclusividad y el lujo encuentran el aliado perfecto en la programática

Los contenidos de lujo a través de un control de contextos de expansión seguros mediante los entornos Premium, son el paso necesario para que un sector tan exclusivo, pueda mantener y desarrollar su esencia, al mismo tiempo que sigue generando para un target muy definido el deseo de compra.

El control de la Data y el acceso de clientes exclusivos, es un escenario que la publicidad programática maneja a la perfección, lo que la convierte en su mejor aliado. La marca puede desarrollarse en las pantallas, en los canales y los formatos rich media, interactivos e inmediatos, algo que hasta el momento no era posible por no existir el vehículo adecuado para poder transmitirlos.

Las marcas de lujo pueden contar a medida con una colección de formatos impactantes y de tecnologías que se adaptan de manera exclusiva a sus necesidades, mostrando a sus audiencias, perfectamente definidas, la mejor manera de digitalizar la experiencia, única y que no pierde ni un ápice de distinción, seguridad y atractivo.

Porque como bien dice Charles Gros, cofundador y director general de Tradelab: “La programática convierte la pantalla digital en joyero para los contenidos de lujo”.

By | 2018-02-12T22:18:31+00:00 febrero 12th, 2018|Noticias|0 Comments

Leave A Comment