programática

Procter & Gamble mantiene su confianza en la Programática

Hace algunos días Monica Turner, responsable de ventas de Procter & Gamble (P&G) en EE.UU. ofrecía unas interesantes manifestaciones en ‘Adweek’ sobre la nueva forma de operar de la marca.

En la última National Retail Federation de Nueva York, Procter & Gamble hizo visible su confianza en la Programática una vez más. Su responsable para Norteamérica, Monica Turner, declaró que la tecnología está modificando seriamente las expectativas del consumidor y la forma en la que la compañía está operando en esta dirección, la manera en la que las marcas se relacionan con los consumidores, aunque esto signifique que lo hagan menos veces al año.

«Queremos asegurarnos de que tenemos mensajes relevantes que tienen el nivel adecuado de frecuencia y no demasiado», aseguró Turner, que al mismo tiempo dejaba claro que la empresa, apostaba por alcanzar esa frecuencia, mucho más certera, través de analíticas avanzadas. «Y queremos hacerlo de manera personalizada«.

La publicidad Programática para alcanzar la frecuencia adecuada en el impacto al consumidor

«No hay ningún beneficio para los consumidores que son expuestos una y otra vez a la misma creatividad», declaraba también Benjamin Spiegel, chief digital officer de la sección de belleza de P&G a Adweek.

«Creo firmemente que ese exceso de frecuencia es una de las mayores oportunidades para reducir el gasto en medios. En lugar de centrarnos en el volumen de la inversión, nos estamos centrando en la eficacia, en cuántos consumidores estamos alcanzando y cuál es el impacto de esa exposición».

Uno de los temas que se han debatido en cuantiosas ocasiones entre los altos ejecutivos de P&G, ha sido precisamente este, el número de veces que un consumidor es impactado por un anuncio.

Marc Pritchard, chief brand officer de P&G’s declaraba sobre ello que: «Nuestra actual base de datos permite a través de la compra Programática que encuentre a personas con mayor predisposición a la compra y las alcanza sin que la frecuencia sea molesta para ellas».

Pritchard mencionó un análisis de los datos de los descodificadores situados en casas norteamericanas que les desveló que los anuncios de una de sus marcas de detergente se repetían hasta 22 veces al mes, una situación que Pritchard, como no podía ser de otra manera, consideró «molesto».

P&G redujo entonces esa frecuencia tan alta, «insertando anuncios en programas seleccionados con mayor precisión con el objetivo de evitar la molesta experiencia de ver una y otra vez el mismo anuncio».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Quieres recibir nuestra newslestter?

Suscríbete